aenoveles - Asociación de escritores Noveles

20 reglas para escribir novela policíaca, por S.S. Van Dine

Una vez más comenzamos la semana con consejos de escritores, siempre útiles. Y como se acerca una festividad propicia para el terror, dedicaremos este mes a compartir consejos para los amantes de este género, de ahí que lo iniciemos esta semana con intriga, misterio y detectives…

Esta semana contamos con los consejos del padre de la novela policíaca o detectivesca, allá por 1920, S. S. Van Dine, seudónimo de Willard Huntington Wright (1888 – 1939), quien fue crítico de arte y novelista estadounidense. Creó el personaje del detective Philo Vance, el cual apareció por primera vez en obras escritas en 1926 y posteriormente en películas y radio. Publicado originalmente en la Revista Americana (1928-septiembre), e incluido en el Philo Vance investiga ómnibus (1936).

20 reglas para escribir novela policíaca

S. S. Van Dine

SSVanDine

La novela detectivesca es como un juego intelectual entre el lector y el escritor. No obstante, tiene reglas no escritas, pero que vinculan de igual modo, que todo escritor debe conocer y respetar, sobre todo si se precia de ser un autor de novela policíaca o detectivesca.

Estas reglas están basadas en parte en la práctica de todos los grandes escritores de novela policíaca, y en parte en lo que piensa este escritor.

A saber:

  1. En una historia detectivesca, el crimen nunca puede ser el resultado de un accidente o suicidio. Finalizar la odisea por la que ha transitado el detective, con este tipo de anti-clímax es engañar y decepcionar la confianza que ha puesto en la historia el lector.
  2. Un profesional del crimen nunca debe cargar con un delito en una historia de detectives. Los delitos cometidos por bandidos son competencia del departamento de policía, nunca de autores y detectives aficionados brillantes. Un delito realmente fascinante ha de ser cometido por el pilar de una comunidad religiosa o por una solterona conocida en su zona por sus obras religiosas.
  3. Una novela policíaca no debe contener pasajes descriptivos largos, ni cuestiones secundarias que hagan perder el tiempo, ni análisis sutiles, ni preocupaciones atmosféricas… Estos asuntos no son esenciales en una historia de crimen y deducción, solo aportan cosas irrelevantes para el objetivo principal: establecer un problema, analizarlo y llegar a la solución. Desde luego, sí tiene que tener buenas descripciones, y suficientes para dotar a la novela de verosimilitud.
  4. A lo largo de toda la novela tiene que estar presente el enigma. El lector la irá viendo, si es tan inteligente como el detective. Lo que quiero decir con esto es que si el lector, tras llegar a la explicación del delito, tiene que releer la novela, porque no ha visto que la solución estaba delante de sus ojos, y que todas las pistas llevaban al culpable, se dará cuenta de que si hubiera sido tan inteligente como el detective, él mismo podría haber resuelto el misterio sin tener que llegar al último capítulo.
  5. El método de…  Sigue leyendo